26/8/12

"Offstage" con Rafael García Marín y Volomir


Los que hayáis leído el título de la entrada, habréis pensado : "Rafa se ha equivocado, o ...se ha equivocado. Pero si Rafael Garcia Marín y Volomir son la misma persona!" 

Es correcto, pero no me he equivocado. Poco a poco iréis tomándole el pulso a este nuevo espacio, que desde luego no voy a llenar con entrevistas al uso, realizadas solo por mi.  No eso lo que busco.

Sigo a Volomir desde hace tiempo gracias a su extraordinario Volomir´s blog, he visto sus piezas en eventos, y he compartido algunas horas de pintura con el viendo como trabaja.  No he calificado su blog de extaordinario gratuitamente. Lo es, tanto en sus contenidos como en su fomento del hobby. Por eso esta hoy aquí.

Asi que hace ya mas de un mes le puse en un pequeño aprieto y algo desconcertante, que fue mas o menos así:

Rafa Coll: "Volomir, quiero hecerte una pequeña entrevista para el blog"

Volomir: " Claro que sí. Envíame las preguntas."

Rafa Coll: " No tengo preguntas para ti. Vas a contar sin guión ni preguntas, y ya las pondré yo (una pequeña trampa esto último)"

Volomir:  "???###@Jod##!!!!!, claro hombre encantado...."

Y esta es la historia, y el motivo del título de esta entrada. Así que si queréis saber que le ha apetecido contar a este señor que veis aquí abajo...

Volomir


...seguid leyendo.


El mundo era más divertido con aquellos muñequitos. No sé qué tenían. Los podías montar de diferentes maneras y luego hacías regimientos con ellos y poco a poco te hacías un ejército que podías poner en una mesa, y era la visión más fascinante. Yo soy joven, así que empecé relativamente tarde si consideramos la historia de los wargames de fantasía. Debía ser el año 1996 o así. ¡Quién me iba a decir que llegaríamos a estar hablando de esto después de tantos años! No tardó mucho en llegar la agitada vida social, que en este país requiere de mucho compromiso e imagen, así que los pobres muñequillos fueron relegados al ostracismo durante los difíciles años de la adolescencia. Pero la universidad me trajo el gusanillo de nuevo. Nada como entrar a estudiar una carrera técnica para descubrir que un friki al que le gusta salir de fiesta es casi rey de reyes.

Sin embargo a mí eso de colorear no me iba mucho. De hecho pintar me parecía aburrido. Un paso obligado antes de poder disfrutar de aquellos maravillosos ejércitos infinitos. Hasta que llegó el boom de internet en las figurillas y conocí lo que era capaz de hacer la gente. ¡Dios qué guapo! ¡Yo quiero hacer eso! ¿Cómo lo hacen? Mis pensamientos del año 2006 eran los típicos que tiene un pintor de miniaturas cuando la semilla ha sido implantada. Así que descubrí el Spanish Team, un foro al que tuve la suerte de entrar solamente 3 días después de que se creara, de la mano de Alfonso Giraldes (Banshee), pintor al que yo ya tenía elevado a los altares de "puto genio". Y con él empecé a pintar en serio. Fui a su primer curso de pintura, una iniciativa novedosa y arriesgada por aquel entonces, que años después ha demostrado ser un formato demandado, adecuado y copiado hasta la extenuación. Allí conocí a algunos de mis mejores amigos, y aprendí a usar los Windsor & Newton y la paleta húmeda. Desde entonces he danzado de Golden en Golden hasta llegar a donde estamos ahora.



Yo veo los concursos como un vehículo más que como un fin. Es cierto que me gustan mucho y no paro de hacer planes para ellos. Pero creo que si no los aprovechase, no pintaría ni la mitad de lo que pinto ahora (que ya es poco). Me encanta esa pequeña dosis de adrenalina que tienen las entregas de premios y ese estúpido juego de ganadores y vencidos que tanto da que hablar después. Y por eso mismo no me gustan los concursos de formato Open. Se asemejan a un examen en el que los profesores te ponen nota usando la famosa fórmula de la campana de Gauss. Como evento para volver a ver a tus compañeros está genial, pero prefiero que la muestra dure un solo día, le da ese toque de aceleración que tanto me gusta. Como si ese día no existiera otra cosa, en pocas horas tienes que ser capaz de ver a todo el mundo, saludar, abrazar, hablar, tomar algo, hacer fotos, apuestas, alegrarte, decepcionarte, comentar, blasfemar y si tienes suerte, dedicarle el premio a alguien especial. Y eso es algo que solamente encuentro en los Golden Demon. Y es que al final, para mí el premio es lo de menos.



Montar mi blog fue como un punto de inflexión en todo esto. Antes de eso tenía los foros, coolmini... pero el blog se ha convertido en mi pequeño espacio donde poner lo que me da la gana, compartir mis procesos o pensamientos y comentarlos con un grupo reducido de personas, aquellas que me aprecian por algún motivo (que desconozco jaja). Al principio solamente era una galería, una especie de extensión de coolmini donde poner más fotos de las permitidas. Pero con el tiempo se ha ido transformando en lo que es ahora, un tablón donde dar rienda suelta a mi visión del hobby. Un sitio donde hablar con mis amigos y comentar mis inquietudes, y un sitio abierto a todo aquel que quiera aprender lo que sé del asunto, ¡y lo que seguimos aprendiendo! También es muchas veces un refugio donde recuperar la motivación que se pierde tantas y tantas veces por los bajones que nos depara la vida. Un sitio para encontrar y reencontrarse.


Pintar es un hobby que requiere mucha dedicación. Cada obra lleva mucho tiempo y mucho mimo y suelen ser proyectos de duración elevada, sobre todo cuando no te dedicas a esto. Los concursos son perfectos para obligarte a seguir y acabarlo con una fecha determinada. Sin ellos probablemente no acabaría nada. Ahora tengo muchas cosas en mente y como siempre poco tiempo, pero me hago mi plan de concursos y en función de eso me pongo a pintar. Y eso que tengo en mente pintar dos ejércitos, uno de Fantasy (Altos Elfos) y otro de 40,000 (Guardia Imperial de Krieg). Sé que probablemente no los acabe en la vida, pero son una motivación recurrente y no pienso dejarlos de lado.




Probablemente pintar no me sirva para ligar, pero en el fondo también se puede considerar un arte. Una forma de expresión, quizá no tan trascendental como cuando vas al Reina Sofía, pero ese sentimiento de "¡Cómo mola esa figura!" que tenemos muchas veces es al final la transmisión de una sensación. A cada uno le mueve algo distinto. Quizás a algunos les entusiasman las armas gigantes, las bestias musculadas que rezuman fuerza y brutalidad, o a otros les gustan los colores pastel y la belleza de las líneas. No lo sé. Pero es cierto que las figuras, sean las que sean, transmiten algo. Desde las más cutres a las más elaboradas. Jugar con eso también es un arte, y para algunos pocos elegidos, está todo pensado de antemano. Con suerte algún día las veremos en muestras permanentes, quién sabe.



4 comentarios:

  1. LOL la 3º entrevista a Volomir en menos de 10 dias, parece que hubiera ganado la isla de los famosos. xD

    Ahora en serio, me gusta este formato que has elegido, da al artista la libertad de decir lo que le plazca y realmente eso hace que sea mas autentica porque se ve como es realmente.

    ResponderEliminar
  2. jajaja qué grande Rafita!!! Menuda liada lo de "sin preguntas" XD Creo que las voy a hacer así a partir de ahora en mi blog, mucho más cómodo sin duda :P Un placer estar en este blog, ya sabes que es uno de mis favoritos!

    @Kombo: juro que no tengo nada que ver con lo de las tres entrevistas en 10 días XD o bueno, igual he amenazado a ciertas personas... quién sabe :P

    ResponderEliminar
  3. Me uno a Kombo, el tito Volomir esta en todos los saraos ultimamente.
    Me alegra mucho ya que he ido a un par de cursos con él y he ido avanzando gracias a él.

    ResponderEliminar