13/7/09

Modelado de Cabezas por Antonio Fernández Lizaso (piquifl)


LA PRÁCTICA NOS ACERCA A LA PERFECCIÓN, AUNQUE SEA UN POCO, COMO A CINCO MINUTOS ANDANDO

A la hora de pintar y sobre todo esculpir nuestras figuras siempre he pensado que hay dos factores fundamentales para conseguir un buen resultado, nuestras dotes para la pintura o escultura y el trabajo que le dediquemos. Cuando tenemos un nivel alto en uno de esos dos factores conseguimos un trabajo decente. Me explico, hay modelistas que tienen un gran talento y sin mucho esfuerzo consiguen realizar buenas obras. También hay modelistas que sin tener unas dotes innatas pero a base de trabajo, esfuerzo, estudio……. consiguen realizar trabajos muy buenos. Ya cuando se dan los dos factores en una persona nos encontramos seguramente ante un maestro.
Yo he tenido la suerte de conocer a varios modelistas que están en este último grupo, como el escultor Pedro Fernandez, que tiene unas innegables dotes para el dibujo y la escultura que combina con una dedicación diaria, un trabajo concienzudo y con el estudio constante. En definitiva un maestro que realiza un trabajo alcanzable solo por unos pocos.
Al verlo esculpir uno se da cuenta de que tiene un conocimiento de la técnica y de la anatomía impresionantes pero lo que mas nos llama la atención es la rapidez con la que esculpe. Sabe perfectamente donde empujar, aplastar, alisar, aplicar masilla… para conseguir el efecto que tiene en mente.
Yo por el contrario me considero un modelista del segundo grupo, sin muchas dotes para el dibujo o escultura pero que le dedica todo el esfuerzo y estudio que puede. Un día Pedro, para darnos algunas nociones de escultura, esculpió una cabeza como para una figura de 70 mm en un tiempo insultantemente corto y me la regaló. El nivel del trabajo del maestro creo que no hay que comentarlo. Os dejo unas fotos de la cabecita.
Bueno, pues me propuse esculpir alguna cabeza de una calidad parecida (teniendo en cuenta mis limitaciones, sed benévolos). Aquí os muestro el trabajo conseguido. Tened en cuenta que la idea era hacer una cabeza de la misma calida, no de copiar el retrato. Evidentemente, donde le maestro echó un rato una tarde, a mi me llevó varios días y por supuesto sin igualar la calidad del trabajo y expresión de la cara. Aun así, estoy muy contento con el resultado. Juzgad vosotros mismos.
En definitiva, lo que quiero exponeros con todo esto, es que aunque no seas unos superdotados para el arte, trabajando, estudiando y, sobre todo, practicando, practicando y practicando podemos llegar a esculpir de una manera decente que nos satisfaga. Así que ya sabéis, perdedle el miedo a la masilla, practicad y divertiros.
Un saludo.
Pedro Fernandez
Antonio Fernández Lizaso (piquifl)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.